Monday, December 07, 2015

El Yo Interior : La Envidia

Es muy probable que en algún momento de tu vida tú también hayas sentido envidia por algo o por alguien así que vamos a resolver estas cuestiones que seguro que alguna vez te has preguntado y no has encontrado respuesta. 

¿Qué es la envidia? 
Los psicólogos consideran la envidia como un sentimiento de inferioridad, que desemboca en culpabilidad y que la persona siente por no poseer atributos que considera perfectos. La persona intenta superar estas carencias mediante el desarrollo de un complejo de superioridad, actuando de manera defensiva con los demás e intentando esconder su verdadero problema: no posee ni es lo que realmente desearía tener o ser. 
Además, los estudios demuestran que hay ciertos rasgos de personalidad que pueden inducir a una mayor probabilidad de sentir envidia. Algunos rasgos que lo caracterizan son: 
  • egocentrismo
  • baja autoestima
  • ira
  • rencor
  • egoísmo
  • personas que les gusta ser el centro de atención
  • personas a quien les importa demasiado la opinión de los demás
  • personas que se consideran poco valiosas

    ¿Qué causa la envidia? 
    La envidia nace de la falta, de la carencia. De querer poseer algo que no tenemos o ser alguien que no somos. Podemos envidiar al vecino por tener un bonito coche, a nuestro amigo por su excelente puesto de trabajo, o a la vecina del quinto por su brillante inteligencia. No importa qué o a quién envidiemos, lo realmente importante aquí es que ese sentimiento de carencia por querer tener o ser algo que otro tiene o es. Esto provoca en nosotros: 
    • insatisfacción
    • tristeza
    • desprecio
    • sentimientos de inferioridad
    • frustración
    • baja autoestima
    • no aceptarse ni respetarse
    • distanciamiento de nuestros amigos y familia

      ¿Cómo no sentir envidia? 
      Antes decíamos que la envidia viene dada por la carencia de algo y si reconocemos y expresamos que tenemos esa carencia de una manera positiva probablemente podamos manejar y controlar la envidia para conducirla a un propósito que nos haga sentir bien. Por eso: 
      • acepta la envidia como una emoción natural
      • anteponte a los sentimientos negativos que pueden derivar de la envidia
      • sé sincero y honesto contigo mismo
      • admite que nadie es perfecto 
      •  no te castigues, quiérete tal y como eres
      • acepta tus limitaciones y trabájalas para lograr superarlas
      • gústate y disfruta de lo que puedes aportar a los demás
      Ten muy presente una cosa: estás en el mundo porque tienes algo único que aportarle, ¿a qué esperas para mostrárselo?



      No comments: